Compartiendo palabras que salen del alma

Discurso de Claudia García Aros, Directora de la Escuela de Formación de Líderes en la Ceremonia de Graduación de la Carrera de Coaching del pasado sábado 29 de Diciembre de 2012

“Compartiendo palabras que salen del alma”

Hoy llegamos al final de esta primera etapa. Nos parece increíble todo el tiempo transcurrido. Para nosotros fue un antes y un después el tenerlos como alumnos. Nos ayudaron a transitar uno de los hitos más importantes como escuela. En este segundo año cambiamos la mirada acerca de cómo debíamos hacer para ayudarlos a potenciar sus habilidades y aptitudes. Y les aseguro que estamos totalmente satisfechos, han realizado un trabajo formidable que nos llena de orgullo. Empezamos a observar que ustedes se estaban convirtiendo más rápidamente que otras promociones anteriores, en mejores aprendices del coaching.

Fueron agrandando su puntito, fueron incorporando más distinciones, esas distinciones que nos  permiten también ser observadores diferentes. Una distinción es aquello que nos HABILITA para diferenciar algo de un todo. Y ustedes hicieron ese proceso.

Cuentan que un día Picasso se encuentra en la calle con una persona que le pregunta ¿por qué usted no pinta lo que se ve? A lo que Picasso responde: Yo pinto lo que yo veo que seguramente es distinto a lo que usted puede ver.

Sabiendo ésto, somos conscientes que solo podemos ver la realidad desde quienes estamos siendo. Por lo tanto hay tantos seres como realidades existen a nuestro alrededor.

El poder sólamente distinguir ésto, traza un abismo en nuestro aprendizaje, es un antes y un después. Nos hace más tolerantes y a nuestro juicio más amorosos porque el otro siempre me trae algo que yo no puedo ver, por lo tanto cada persona con la que me encuentro, me trae nuevas maneras de ver el mundo y ésto acrecienta mi universo de posibilidades.

Ahora bien en estos dos años han hecho la formación para convertirse en coaches. Y qué hace un coach? Un coach interviene para ayudarnos a generar la apertura necesaria para que otras maneras de ver el mundo aparezcan ante nuestros ojos. El coach tiene la posibilidad de observarte en territorios que no están disponibles para vos. El coaching ontológico solo puede ocurrir cuando estamos dispuestos a poner en juego esa “mirada ” que tenemos de las cosas, o cuando tenemos el propósito de producir en nosotros un cambio ontológico o sea un cambio en nuestra forma de ser y ver el mundo

Ustedes ya hicieron el camino. A algunos les quedan algunas fases para completar el proceso de la certificación. Pero todos han llevado a cabo un verdadero cambio de mirada y ésto se los queremos reconocer.

Fue maravilloso tenerlos como alumnos. Hicieron que las clases fueran más ricas, que viniéramos llenos de ganas y alegría a dar cada clase. A pensar cada encuentro sabiendo a quienes teníamos adelante. Ustedes fueron siempre ustedes, personas identificadas, cada uno con su propia personalidad pero todos, absolutamente todos, entregados al proceso de cambio personal.

Gracias por entregarse de esta manera, sólo los que confían, se entregan a ojos cerrados…y así fue…se entregaron a cada encuentro, a cada propuesta y en todas, este grupo se caracterizó por la alegría, por la pasión, por la reflexión y por la confianza. Solo quienes confían así, aprenden como aprendieron ustedes. Sólo confiando de esta manera, confiando en cada uno de ustedes, confiando en nosotros como acompañantes de su proceso personal, sólo así se rompen las barreras de la crítica, se construyen los pilares del aprendizaje compasivo y cada uno de nosotros se puede abrir al otro desde lo más verdadero que hay en cada uno.

No tenemos acceso a lo que les pasa en toda su dimensión. Sólo estamos observando desde un rincón una partecita de la realidad manifestada en hechos y acciones pero intuimos que lo que se está gestando dentro de ustedes no tiene límites. Vemos un mundo de posibilidades.

Se acuerdan del bambú japonés? hace dos años plantaron la semilla de este nuevo paradigma, cada uno de ustedes la abonó, la cuidó, la nutrió…y hoy ya estamos viendo los frutos de ese hito en su historia personal. Ese día que se sentaron por primera vez en nuestra sala y nos dieron permiso para entrar en sus vidas…

Por eso les queremos dar las gracias.

Darles las gracias por la confianza que nos han otorgado y por los aportes que han realizado a nuestra escuela, su escuela. les reconocemos su valentía para el cambio y el abrirse a ver el mundo con nuevos ojos.

Gracias a cada uno de ustedes por haber sido motores  en nuestras vidas para seguir motivados en  la búsqueda de la mejora continua.

También les queremos dar las gracias por su paciencia, por su mirada compasiva y por sobre todo…gracias por compartir con nosotros lo valioso de  su existencia.

Ustedes nos dan sentido a cada cosa que hacemos, ustedes nos hacen sentir que podemos cambiar el mundo, ustedes nos hacen sentir que todo vale la pena,  que el mundo no está perdido, y que el GRACIAS es más que una palabra, el GRACIAS es el VALORAR cada encuentro con personas que se cruzan en nuestra vida sabiendo que son potenciadores para el mundo, son los motores que necesita nuestro planeta para producir un cambio radical y amoroso.

Por eso, DE NOSOTROS, PARA USTEDES… UN GRAN GRACIAS…

Ha sido un honor el haberlos conocido…